in

Polos de chocolate extra cremosos

¿Quien dice que no a un buen polo de chocolate extra cremoso?. Yo diría que nadie ¿verdad?… que ricos han salido estos polos de chocolate extra cremosos y lo mejor es que son tan sencillos de elaborar que los pienso repetir una y mil veces ¿caerás tu también en la tentación?.

Para mi la base de que un polo de chocolate sea deliciosa no es más que utilizar un chocolate de calidad, parecerá obvio… pero os aseguro que muchas veces se pasa por alto, yo he utilizado un chocolate negro al 70% con pepitas de cacao y os diré que el resultado a sido exquisito ¡que bueno!.

Además he tenido en cuenta añadir mucho menos azúcar de lo que normalmente se añade en este tipo de preparaciones y en vez de nata para montar he utilizado leche evaporada pero bien montada, queda con la misma textura que la nata montada pero tiene muchas menos calorías, en muchas de mis recetas la utilizo por ejemplo en estos petit de fresas.

Como preparar polos de chocolate extracremosos

Ingredientes
  

  • 400 g leche evaporada
  • 60 g azúcar o vuestro endulzante favorito
  • 50 g leche
  • 1 huevo L
  • 170 g Chocolates Valor

Elaboración paso a paso
 

  • Montamos la leche evaporada muy bien con las varillas tiene que quedar casi como la nata montada. Tener en cuenta que para que monte bien la leche evaporada tiene que estar muy muy fría.
  • En un cazo añadimos el chocolate, la leche mezclada con el huevo batido y el azúcar, calentamos toda la preparación sin que llegue a hervir. Una vez el chocolate se haya disuelto, reservamos.
  • Vertemos el batido de los polos en los moldes y llevamos al congelador durante 6 horas mínimo.
  • Una vez estén congelados, desmoldamos con cuidado y a disfrutar.

 

¿Te gustó?

981 points
Upvote Downvote
Teresa Pérez

Escrito por Teresa Pérez

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recipe Rating




Loading…

0
salmon a la naranja

Receta de salmón a la naranja

Exprimidor vs. Licuadora – ¿Cuál es la diferencia?