in

Las 5 reglas para un salteado perfecto

La zanahoria, la cebolla y el apio son las verduras ideales para hacer un sofrito clásico, una preparación básica para enriquecer con sabor tus salsas, asados ​​o pescados.

El salteado es la base de muchos platos de la cocina española. Se puede decir que casa con casi todas las preparaciones, porque en realidad es un mezcla de aromas que realza el sabor de cualquier alimento con el que esté asociado. Si se hace bien, enriquece de sabor cada plato, si por el contrario no se hace a la perfección, puede arruinar por completo cualquier plato. Para ello es fundamental seguir 5 reglas simples lo que te permitirá llevar a la mesa un plato perfecto, con un aroma más redondeado y complejo, y tener ese aroma inconfundible en el aire que dan las verduras doradas.

Apio, zanahoria y cebolla: los ingredientes básicos

El trío perfecto: apio, zanahoria y cebolla. De hecho, son los ingredientes necesarios para la realización de un excelente salteado. Todo con un sabor propio y definido que, combinados, dan ese sabor particular a cada preparación. La frescura del apio, la dulzura de la zanahoria y la aromaticidad de la cebolla se mezclan para crear una base armoniosa con la que enriquecer cualquier plato.

El corte no es un detalle

Las verduras para el sofrito deben picarse, posiblemente a mano, sin utilizar una batidora que alteraría las propiedades del apio, zanahoria y cebolla con el calor. El resultado debe ser la mayor cantidad posible de verduras picadas. mismo tamaño, para obtener una cocción y consistencia uniformes.

La olla perfecta

La sartén en la que cocinar el sofrito también es de fundamental importancia. Es mejor usar el antiadherente, para evitar el riesgo de que las verduras se peguen al fondo. Esos también están bien loza o cobre, que reparten el calor de forma más uniforme y, por tanto, eliminan el riesgo de que se queme todo y de tener que empezar de nuevo. La olla debe ser grande, con los bordes un poco altos, para que puedas darle vueltas sin dificultad.

La elección de la grasa

La base del sofrito es un muy importante, puede ser un aceite de oliva virgen extra o mantequilla. El primero, si se elige entre los más ligeros dará un sabor más delicado a los platos. Si decides usar un aceite para el sofrito, caliéntalo un poco antes de agregar las verduras. Si, por el contrario, prefiere la mantequilla, caliente la sartén a fuego lento para que se derrita, y luego agregue apio, zanahoria y cebolla. En cualquier caso, recuerda que las verduras solo tienen que dorar, no freír.

Tiempos: progreso lento

Es el último aspecto, pero ciertamente no el menos importante: el tiempo. Para hacer un sofrito perfecto es imprescindible no te apresures. Las verduras deben cocinarse hasta que estén doradas. Lograr esto, el fuego debe ser muy suave y las verduras deben freírse durante al menos 15 minutos, después de haber sido volteadas al menos un par de veces. Para ayudarte a entender si están listos, no solo será su apariencia, sino el aroma intenso, persistente e inconfundible que se extenderá por todas las habitaciones.

¿Te gustó?

1000 points
Upvote Downvote
Teresa Pérez

Escrito por Teresa Pérez

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

La mejor manera de descongelar comida

Receta de arroz basmati con hierbas y verduras